Negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia

¿Necesita un abogado en Palma de Mallorca especialista en el delito por la negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia?

Puede ponerse en contacto con nosotros gratis y sin compromiso si necesita un abogado penalista en Palma de Mallorca especialista en los delitos relacionados con alcoholemias pinchando aquí.

El artículo 383 CP tipifica un delito consistente en negarse a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

En esta conducta puede incurrir el conductor que sea requerido para ello por parte de un agente de la autoridad y las penas previstas son prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclo- motores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Artículo 383

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Sujeto activo del delito solo puede ser el conductor. Con este argumento, en diversas sentencias se ha rechazado condenar como reos de este delito a personas requeridas para someterse a las pruebas respecto a las cuales no ha podido probarse que estuvieran conduciendo el vehículo al tiempo del requerimiento ni en momentos anteriores al mismo.

Asimismo, existe una línea jurisprudencial que exige la comprobación de diversos requisitos formales como condición para la apreciación del carácter delictivo de la negativa del conductor a someterse a las pruebas. Concretamente se requiere:

1) que haya mediado, primero, requerimiento expreso y directo por parte de un agente de la autoridad,
2) una negativa también expresa y directa por parte del conductor,
3) un apercibimiento de las consecuencias penales derivadas de la conducta
del conductor,
4) una persistencia de la negativa por parte del requerido.

En caso de que los agentes requieran la realización de una segunda prueba tras haber resultado positiva la primera, el conductor que se niegue a la misma incurre también en la conducta típica.

Si necesita un abogado en Palma de Mallorca para el delito contra la Seguridad vial u otro relacionado con alcoholemias no dude en ponerse en contacto con nosotros, le ayudaremos de inmediato con su estrategia procesal penal.

Llámanos
Cómo llegar